La gestación en la yegua

Con frecuencia, recibimos consejos sobre lo que debemos hacer con nuestra yegua para que tenga una gestación sin problemas. En ocasiones, los consejos son acertados, pero a veces no tienen ninguna base y pueden incluso resultar perjudiciales tanto para la madre como para el potro.

En esta ficha se ofrecen una serie de recomendaciones de manejo y alimentación de yeguas gestantes para asegurar una gestación sin problemas y el nacimiento de un potro sano.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la yegua es una hembra poliéstrica estacional. Es decir, que tiene varios celos pero sólo durante una época del año. La temporada de reproducción de la yegua coincide con los meses de mayor cantidad de horas de luz.

Por lo general, las yeguas empiezan a presentar celos en febrero o marzo y dejan de tener ciclos después del verano, a medida que los días se van haciendo más cortos. Como consecuencia, teniendo en cuenta que la gestación en los equinos dura alrededor de 11 meses, la mayoría de los potros nacen en primavera, que es la estación más adecuada para ellos porque es la que presenta mejores condiciones ambientales. Una vez tenemos nuestra yegua gestante, hemos de tener en cuenta algunos aspectos básicos de manejo:

La imagen corresponde a la ecografía de un feto equino de 4 meses. Se distingue perfectamente la cabeza del potro.

Alimentación

Se ha dicho y escrito mucho sobre la alimentación de las yeguas que esperan un potro. Son muchos los que aumentan la ración de pienso de las yeguas desde el primer mes de gestación y, a la vez, limitan el grado de ejercicio.

El hecho de que la yegua coma más o menos, no influye en el tamaño del potro, que será grande o pequeño dependiendo, esencialmente, de factores genéticos. En realidad, las necesidades nutritivas de la yegua no empiezan a ser superiores hasta la mitad de la gestación (alrededor de los 170 días).

A partir de ese momento, es recomendable aumentar paulatinamente la cantidad de concentrado en, más o menos, un 10%. Este aumento se debe mantener durante la lactación del potro. Hay que tener presente que la obesidad puede dar lugar a problemas durante el último tercio de gestación y en el parto.

Ejercicio

¿Debe limitarse el ejercicio que realizan las yeguas gestantes? Depende.

Esta claro que las yeguas de cría no modifican su grado de ejercicio por el hecho de gestar. Permanecen, como siempre en el prado y, por lo tanto, no hemos de diseñar ningún programa específico para ellas. Las yeguas de alta competición, según los reglamentos, no pueden participar en concursos a partir del cuarto mes de gestación, pero no por eso han de permanecer paradas. Como tampoco es necesario encerrar en una cuadra a un animal de paseo.

Hay que tener en cuenta que en las primeras semanas de gestación, el estrés es un factor decisivo en el buen desarrollo del embrión. Si la madre se ve sometida a una situación extraña tiene más posibilidades de perder el potro que si continúa con su actividad habitual.

Por lo tanto, podemos seguir paseando o entrenando, siempre que ello no suponga una fuente de estrés o sufrimiento para el animal. En el último tercio de gestación es recomendable que la yegua no haga mucho ejercicio, en especial para evitar posibles lesiones o accidentes, pero hay que recordar que el cambio debe ser siempre progresivo.

Habitat

Hay que preparar un lugar para el parto y la yegua tiene que acostumbrarse a él. Es ideal que sea una cuadra amplia, con buena cama y sin elementos con los que el futuro potro o la madre puedan lesionarse (salientes, anillas, ganchos, etc.). La yegua debe permanecer en el lugar en el que parirá al menos durante los dos últimos meses de gestación.
La imagen corresponde a la ecografía de todo el feto dónde se observan las costillas y la columna vertebral.

En ese tiempo, la madre desarrollará anticuerpos contra las bacterias que se encuentran en su entorno y transmitirá esa protección al potro a través del calostro. Si cambiamos de lugar a la yegua poco antes del parto, no podrá ofrecer a su hijo las defensas adecuadas. Por descontado, el lugar en el que ha de desarrollarse el parto ha de estar lo más limpio posible.

Vacunación y Desparasitación

En el calostro (la primera leche que mama el potro), hay una gran concentración de anticuerpos con los que el potro se defiende de posibles infecciones hasta que su sistema inmunitario está lo bastante desarrollado. Para que las defensas contra la gripe y el tétanos sean adecuadas, es necesario que la madre esté bien vacunada. Si no lo está, lo más recomendable es que se vacune en el último tercio de la gestación.

En algunos países como España, se acostumbra a vacunar también las yeguas contra la rinoneumonitis. Para una buena pauta vacunal podéis consultar las fichas correspondientes. También es importante desparasitar la yegua un mes antes del parto para que el ambiente sea limpio y se reduzca la parasitación del potro.

Con estas sencillas pautas se pueden evitar muchos problemas, pero siempre hay que tener a mano el teléfono del veterinario que, en última instancia, es el que mejor nos puede aconsejar sobre aspectos más concretos.
POTROS ADULTOS GESTANTES GRIPE (INFLUENZA) PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis: 1-6 meses* Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Cada 4-6 meses* PRIMOVACUNACIÓN: 1ª dosis
Repetición: 21-30 días REVACUNACIÓN:
Cada 4-6 meses* PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Cada 4-6 meses* TÉTANOS PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis: 1-6 meses*
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Anual PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Anual PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis
Repetición: 21-30 días REVACUNACIÓN:
Anual RINO-PNEUMONITIS PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis: 1-6 meses*
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Cada 6 meses PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
Cada 6 meses PRIMOVACUNACIÓN:
1ª dosis
Repetición: 21-30 días
REVACUNACIÓN:
5º, 7º i 9º mes de gestación

Cuenca Rural

- 456 días atrás -

Agricultura

Comentarios